Share

“Si es plástico, se puede reciclar”

Seguro que alguna vez has escuchado o pensado esta frase, ¿verdad? Pues siento decirte que es falsa, no todos los plásticos se pueden reciclar.

Los plásticos se fabrican con polímeros de resinas mezcladas que provienen del petróleo, los cuales se moldean mediante presión y calor. Depende del moldeado se obtienen unos tipos de plásticos u otros y en función de sus propiedades sabrás si se pueden reciclar o no.

Así que, como esta es una duda bastante frecuente, hemos preparado una pequeña guía con los tipos de plásticos que existen y si se pueden reciclar o no. ¡Vamos allá!

Pero antes, ¿conoces el código de identificación de los plásticos?

Para saber qué plásticos pueden reciclarse y cuáles no, es muy importante conocer los diferentes tipos de plásticos que hay. Para ello tenemos que conocer su composición, algo que es bastante difícil de hacer a simple vista, por lo que existe un código numérico que tomaremos como referencia a la hora de identificar qué plástico es.

A ese código se le conoce como el RIC (Resin Identification Code), se implantó en el año 1988 en Estados Unidos y a día de hoy sigue vigente.
El número del RIC contiene un código con el que se identifica el tipo de resina con la que ha sido fabricado ese plástico. Podrás identificarlo porque aparece dentro de un triángulo con las esquinas redondeadas.
Eso sí, el RIC no indica si el plástico en cuestión ha sido fabricado con plástico reciclado, sólo ayuda a identificar el tipo de plástico y a facilitar su separación.

qué plásticos se pueden reciclar

¿Qué clases de plásticos hay?

Actualmente existen seis clases reconocidas y una que hace de cajón de sastre, llamado “otros”, en total 7 tipos. Vamos a verlos:

1.- PET (Polietileno tereftalato): Es un plástico transparente muy utilizado, por ejemplo para fabricar botellas de agua y muchos envases de alimentos. Es uno de los más fáciles de reciclar, aunque eso no quiere decir que sea fácil reciclarlo.

2.- PEAD (Polietileno de alta densidad): Este plástico también es muy utilizado, lo encontrarás en envases de productos de limpieza, cosméticos, , champús, bricks de leche… Es la variedad más resistentes de los politilenos, aguanta bien la humedad y es duro, por lo que no es de extrañar que se utilice tanto.

¿Sabías que los tetrabricks de leche son muy difíciles de reciclar? Sí, sí, éstos están formados en su gran mayoría por cartón, pero también contienen aluminio y, como no, plástico. Por eso es muy complicado reciclarlo, ya que tendríamos que separar las diferentes capas, no ponerlo directamente en la basura correspondiente..
Si vives en Madrid, puedes consultar más información sobre el reciclaje de la Comunidad de Madrid.

3.- PVC (Policloruro de vinilo): Este tipo de plástico es muy duro, resistente y versátil, pero también es el plástico más peligroso, tanto en su etapa de fabricación como en la de uso y desecho.
Además, su reciclaje es prácticamente inexistente, y una vez que se convierten en residuos, estos materiales van a los vertederos donde contaminan al planeta.

En este artículo puedes ampliar la información sobre todo esto que te hemos contado del PVC

4.- LDPE/PEBD (Polietileno baja densidad): Este plástico se caracteriza por ser muy flexible e impermeable al vapor. Lo puedes encontrar en el papel flim adhesivo, bolsas de basura, botellas más finas…

5.- PP (Polipropileno): Puedes encontrarlo en platos de plástico para el microondas, pajitas, cubiertos desechables, envases de salsas y hasta en tapones, ya que es un plástico que soporta la presión repetitiva.
Por suerte, es fácil de reciclar y después se les puede dar otro uso, como por ejemplo en cajas.

6.- PS (Poliestireno): Su característica principal es que es fácil de moldear, y se usa como espuma de embalaje (el famoso Porexpán, como bandeja de fruta y verdura y hasta para fabricar material electrónico entre otros.

7.- Otros: ¿Qué otros? ¡Ah, no sabemos! Este es el cajón de sastre del que te hablaba al principio.
En esta categoría están los plásticos fabricados con mezcla de resinas que no se identifican.

Entonces, ¿qué plásticos se pueden reciclar y cuales no?

Una vez que sabes identificar los diferentes tipos de plásticos que hay y sus usos, es hora de contarte cuales se pueden reciclar y cuales no.

Lo primero que tienes que tener en cuenta es que el reciclaje no es fácil, es un proceso difícil y costoso, por lo que es mejor que evites siempre que puedas el consumir plástico, sea del tipo que sea.

Los plásticos 2, 3, 5 y 6 no se pueden reciclar para obtener nuevos envases de comida, por seguridad alimentaria.
Por lo que todos los plásticos que ves en alimentos cuando vas al supermercado, no son reciclados ni se van a poder utilizar de nuevo para el mismo fin.

El número 1, PET, el plástico de las botellas de agua, se puede utilizar para ese fin siempre que el envase contenga un mínimo de un 50% de plástico no reciclado. 

En cuanto al número 7, otros, no se pueden reciclar, porque desconocemos su procedencia y composición.
Además, entre estos plásticos se encuentran el policarbonato y el ABS (Acrilonitrilo Butadieno Estireno), y estos plásticos no pueden reciclarse.

Claro que estamos a favor del reciclado, es necesario, pero debemos ser conscientes de que esto no termina cuando depositamos en el contenedor correspondiente el envase de plástico, y más sabiendo que muchos de éstos no se pueden reciclar. No te quedes con la idea de “¡ah!, si el plástico luego se recicla”, debemos ir un paso más allá.

Intentemos primero no consumir tanto plástico y en el caso que sea imprescindible, reutilizarlo antes de deshacernos de él.
Recuerda las 3 R’s: Reducir – Reusar – Reciclar

Si te ha gustado y te ha servido de utilidad este post, ¡compártelo! nos haría muy felices.

Te esperamos el próximo viernes,
Andrea & el equipo The Artemis.

Post a comment