Llévame Arriba
Compartir

“Zero waste”, cómo no generar residuos.

El término “zero waste” es algo que escuchamos mucho desde hace algún tiempo, pero, ¿sabes realmente lo que es?.

“Zero waste” significa, literalmente, residuo cero. El objetivo es reducir al máximo los residuos y la basura que generamos en nuestro día a día. Se centra en un estilo de vida más minimalista, consumiendo de una manera más consciente y no desperdiciando nuestros recursos, creando así un sistema en el que todo lo que consumimos se aproveche más y mejor.

Para explicarlo mejor, vamos a centrarnos en el sistema de las 5Rs.

1. Rechaza aquello que no necesites. Puede que creas que necesitas cierto producto, pero si lo piensas detenidamente, seguro que no son necesarios en tu vida y puedes prescindir de ellos.

2. Reduce lo que necesitas. No se trata de decir “no” a todo, sino de ser consciente a la hora de consumir. Por ejemplo, si necesitas un jabón, opta por la opción sólida, sin envases.

3. Reutiliza cuando sea posible. Evita consumir productos desechables, cambiándolos por alternativas reutilizables. Te sorprenderá saber la cantidad de opciones que hay hoy en día.

4. Recicla todo aquello que no puedas reutilizar, reducir o rechazar.

5. Y por último, Rot, que quire decir que compostes los restos orgánicos. Esto no es otra cosa que convertirlos de nuevo en materia prima.

Tenemos que ser conscientes a la hora de consumir, y para esto también hay unas claves:

1. Comprar menos. Antes de comprar pregúntate “¿realmente lo necesito?” Al comprar sólo lo necesario, es fundamental para reducir los residuos. Aprende a decir “no” a todo aquello que es prescindible en tu vida.

Puedes empezar por no consumir bolsas de plástico en las tiendas llevando la tuya propia, o utilizando tus pajitas de acero fuera de casa también.

Es importante que sepamos identificar lo que no necesitemos y pueda ser un residuo.

2. Comprar bien. Con cada una de las compras que haces hay alguien que se lleva el beneficio económico, y está en tus manos elegir a qué industria apoyas con tus compras. Una buena forma es comprar a granel siempre que sea posible, frutas y verduras de temporada en negocios locales… Alinea tus actos con tus valores.

Pero no te agobies con todo esto, no se trata de cambiar radicalmente todo lo que tienes actualmente por su versión más sostenible, ve haciéndolo poco a poco. Cámbialo cuando sea necesario, de lo contrario estarás generando residuo innecesariamente, y eso es justo lo que no queremos 😉

Puedes empezar por cambiar, cuando te toque, tu cepillo tradicional por uno de bambú, optar por jabones en formato sólido, o si comes fuera de casa, llevar tu cubierto siempre contigo para evitar usar los de plástico.

Recuerda que cada gesto, por pequeño que sea, cuenta.

Enviar un comentario